sábado, 28 de diciembre de 2019

ROTONDAS DE CARRETERA MUSEIZADAS


 Quizás es una apreciación mía, pero somos un país (siempre a mi entender) en el que la mentalidad de los políticos, demuestra muchas veces que su nivel intelectual y cultural, es directamente proporcional a sus actos, porque son casi siempre los que toman este tipo de decisiones, 
 Todo y que soy totalmente apolítico no he podido resistir el hacer esta introducción, ya que de otra manera no puedo entender el despilfarro económico que representa el oneroso e inútil dispendio que se observa en nuestras carreteras en forma de rotondas "museizadas", con materiales de los más variopinto, maquinaria de obra pública, motores, locomotoras, barcos, coches de bomberos, torpedos y otro material militar, aviones y un largo etcétera, que se instalan con un coste elevado de, transporte, ubicacion, pintura,etc,  sin tener muchas veces en cuenta el gasto en mantenimiento  que representará para el erario público del municipio responsable de la rotonda en el tiempo, ya que es evidente que un material expuesto a la intemperie sufre una degradación generalmente muy rápida, que se ve acelerada todavía más en muchos casos, ya que he observado que un porcentaje muy elevado, son rotondas ubicadas en municipios cercanos al mar, por lo que a las inclemencias propias de la naturaleza, le tenemos que añadir el del salobre que ataca rápida y profundamente a estos elementos.
 Para mi salvo claras excepciones no tengo dudas de que donde deberían de estar realmente serían en un museo, cierto es que hay elementos que por su tamaño, como pueden ser los malacates mineros difícilmente pueden entrar en un museo (un claro ejemplo excepcional), pero normalmente este tipo de estructura por su propia naturaleza de uso, ya se fabrica con materiales adecuados para resistir los embates de la naturaleza, he visto rotondas en las que el material expuesto ha sido repintado varias veces, y eso me lleva a mis propios párrafos iniciales, si directamente ese material se hubiera depositado en un museo, el coste hubiera sido infinitamente menor que el que ha de soportar el sufrido contribuyente en estas consecutivas restauraciones, que por desgracia acaban muchas veces con el material expuesto en un chatarrero,  ya que un cambio de color político municipal, autonómico o central, puede hacer que el presupuesto para este tipo de mantenimiento pase a ser cero.
 Todo esto me reafirma en algo de lo que estoy profundamente convencido, que no es más que la cultura industrial salvo excepciones, está en este país bajo mínimos, y puedo asegurarlo ya que he viajado lo suficiente a otros continentes y países, para ver la diferencia de trato del patrimonio industrial respecto a nosotros..







A la página inicial

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Serie 103 del 201 al 226

103-220  Llinars del Vallés - Enero de 2013 A Renfe GIF-ADIF A la página inicial